Mensaje de Navidad de los Obispos del Perú

Hoy ha nacido el Salvador – Mensaje Navideño

Como pastores del pueblo de Dios en el Perú, les anunciamos una vez más la buena noticia de la Navidad de Jesús: “un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado” Is. 9,5. Como se les anunció a los pastores de Belén, pregonamos la luz y la paz de Dios: “Hoy les ha nacido el Salvador, el Mesías, el Señor” Lc. 2,11.

Con la certeza que nos da la fe, este anuncio es motivo de alegría y esperanza; fuente de fortaleza para vencer la cultura de la violencia y de la muerte y para construir la solidaridad, el progreso y la paz entre los hombres y los pueblos.

El Papa Benedicto XVI, quiere comenzar el año nuevo 2009, con un mensaje: “combatir la pobreza, construir la paz”, que alienta y confirma nuestra propuesta como Obispos del Perú al inicio del Adviento.

El Papa aborda la pobreza que aflige al mundo desde la perspectiva de la globalización, que “debería abarcar la dimensión espiritual y moral, en la que todos –personas, pueblos y naciones- se comporten siguiendo los principios de fraternidad y responsabilidad”.

El Papa nos habla de marginación, pobreza relacional, moral y espiritual en las sociedades ricas y desarrolladas donde se encuentran personas desorientadas interiormente, aquejadas por formas diversas de malestar a pesar de su bienestar económico.

El Papa aborda también las implicaciones morales de la pobreza en su relación con el crecimiento demográfico, con las campañas para reducir la natalidad, el exterminio de millones de niños no nacidos en nombre de la lucha contra la pobreza, que en realidad es la eliminación de los seres humanos más pobres.

En esta perspectiva tenemos que mirar la pobreza de los niños, porque cuando la pobreza afecta a una familia, los niños son las víctimas más vulnerables; así, casi la mitad de quienes viven en la pobreza absoluta son niños.

En el Perú tenemos que reconocer todavía los graves problemas que aquejan a los peruanos; sin embargo, en medio de dificultades y contratiempos encontramos señales visibles de esperanza y conductas ejemplares de honestidad y solidaridad que es preciso reconocer y premiar.

Somos testigos de auténticas muestras de solidaridad y amor al prójimo que aparecen en situaciones difíciles y extremas. La tragedia del sismo ocurrido el 15 de agosto del año pasado nos dio esa gran lección. El sufrimiento de los heridos y de las familias que perdieron a sus seres queridos y se quedaron sin hogar, fue una oportunidad para sensibilizarnos con el dolor humano. Despertó en nosotros la solidaridad que los hermanos del sur esperaban.

En este sentido invocamos a seguir construyendo una cultura de servicio y solidaridad en forma permanente.

En esta Navidad, cuando celebramos el nacimiento de Jesús niño, nacido de María, en la humildad y pobreza del pesebre de Belén, nos encontramos todavía ante muchas realidades dolorosas, y entre ellas, una constituida por el momento difícil que atraviesa el Hogar Clínica San Juan de Dios.

El Papa Benedicto XVI nos impulsa a la lucha contra la pobreza, que necesita hombres y mujeres que vivan en profundidad la fraternidad y sean capaces de acompañar a las personas, familias y comunidades en el camino de un auténtico desarrollo humano.

Dios nos ha entregado a su hijo Jesús nacido de la Virgen María –niño como los niños del mundo- que nos invita en esta Navidad a la austeridad y a la generosidad, compartiendo lo que somos y lo que tenemos.

¡FELIZ NAVIDAD Y UN AÑO 2009 LLENO DE PAZ Y PROSPERIDAD!

LOS OBISPOS DEL PERÚ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s